El aprendizaje con premio o con castigo

La utilización del premio y el castigo como herramientas dentro del proceso de aprendizaje, puede generar ciertas controversias, las cuales paulatinamente muestra una luz. De esta forma, establecer el momento en que debería usarse alguna medida que permita incentivar al alumno o para poder realizar correcciones.

Es de destacar que ciertos jóvenes cuyo aprendizaje se ha basado en el tema del premio y el castigo, en algunos casos han logrado obtener acceso a becas.

Iniciar desde edad temprana

Los jóvenes a temprana edad como bien sabes, por lo general, tienen una reacción pesada hacia los estímulos negativos o los malos estímulos. De igual manera, también es realmente importante en la utilización de premios a esta edad que promuevan el aprendizaje y la creación en el niño.

Aunque en la mayoría de ocasiones los estímulos negativos son vistos de mala forma, y con toda razón. Todavía en algunos centros educativos se siguen empleando este tipo de herramientas de aprendizaje, ocasionando en la mayoría de casos, que los jóvenes reaccionen de manera adversa.

Por el contrario, cuando son utilizados estímulos positivos en el aprendizaje de alumnos por cada actividad efectuada de manera correcta; el niño o alumno responde de manera positiva y a su vez, aumenta de manera notable la producción del recurso teórico.

Casos en los que el alumno tiene mayor edad

En lo que respecta a los jóvenes que se encuentran en nivel secundario, el sistema empleado es distinto. Por esta razón, en este tipo de casos se sugiere la utilización de refuerzos contrarios, esto se debe a que el alumno durante la pubertad crea un abismo entre el alumnado y la autoridad.

Considerando que es realmente incorrecto o recibir premios a través de directivos, y por consiguiente reciben el castigo por la realización de malas tareas, como una conducta dentro de lo normal.

Por esta razón, es fundamental en este tipo de casos discernir el momento adecuado para utilizar un refuerzo positivo y cuando es el momento apropiado, para la aplicación de un estímulo negativo.

Deja un comentario